Los estudiantes reaccionan a la capacitación de concienciación sobre conducta sexual inapropiada, se ofrecerá una opción alternativa

Print Friendly, PDF & Email

Read in English

Traducido por Jennifer Torres

La decisión de la Universidad de Linfield de exigir a todos los estudiantes que completen un entrenamiento de concientización sobre conducta sexual inapropiada antes del 1 de octubre ha causado revuelo en el campus. Muchos estudiantes han dicho que se oponen al curso por su contenido. En respuesta, los Estudiantes Asociados de la Universidad de Linfield (ASLU) propusieron formas alternativas de completar el requisito.

Los estudiantes ahora tienen la opción de participar en una capacitación en persona. La fecha se ha pospuesto hasta el 1 de Enero para adaptarse a este nuevo desarrollo.

En la capacitación en línea, el estudiante se coloca virtualmente en el papel de víctima y perpetrador, similar a un videojuego de rol. Para cada situación, se le pide al estudiante que elija las acciones y respuestas más apropiadas para hacer avanzar la simulación.

Se le pide al estudiante que tome decisiones difíciles y debe aprender de sus errores antes de seguir adelante. En muchos casos, el aprendizaje interactivo es una herramienta importante para los educadores.

Sin embargo, este entrenamiento de estilo de juego de roles puede desencadenar a los estudiantes que son sobrevivientes de conducta sexual inapropiada.

Aquí es donde surgieron las preocupaciones escuchadas por ASLU. Muchos estudiantes creen que esta capacitación no fue una buena idea, no fue el enfoque correcto o simplemente perdió el mensaje.

Una de estas estudiantes es Beatrice DeGraw, una estudiante de literatura de último año. DeGraw envió un correo electrónico a la administración expresando su frustración en la escuela, cómo han manejado los informes de conducta sexual inapropiada y los requisitos relacionados con esta capacitación.

Las capturas de pantalla del correo electrónico se compartieron a través de Instagram entre los estudiantes.

“Cuando me enteré por primera vez de que estaban imponiendo esta capacitación sobre acoso y conducta sexual inapropiada, dije ‘Está bien, entiendo por qué estamos haciendo esto’ y ‘Estoy a favor de eso’”, dijo DeGraw, en una entrevista con The Linfield Review. “Pero no pensé que fuera particularmente bien intencionado”.

DeGraw dijo que cuanto más aprendían sobre el entrenamiento, más les molestaba.

“Realmente no está bien forzar este problema de solucionar problemas institucionales en los estudiantes, pero también la capacitación en sí mismo es realmente alarmante y realmente molesta”, dijo DeGraw.

Este no fue el primer correo electrónico que DeGraw envió a la administración expresando sus frustraciones. Dijeron que no habían recibido ninguna respuesta de la escuela con respecto a este correo electrónico ni a ninguno en el pasado.

“Exigir a los estudiantes que han experimentado agresión sexual, acoso sexual o cualquier tipo de conducta sexual inapropiada que pasen por estas cosas es en muchos casos bastante retraumatizante”, dijo DeGraw.

Las preocupaciones de DeGraw y de otros estudiantes se llevaron a ASLU. ASLU trabajó rápidamente para crear nuevas opciones para completar esta capacitación.

“[El decano de estudiantes Jeff MacKay] le dijo a ASLU que el objetivo general es mantener el campus seguro, así que si [la capacitación en línea] no lo está haciendo, entonces tendremos que encontrar algo más. Así que en ASLU encontramos algo más y esperamos traerlo pronto al campus ”, dijo Allison Hmura, miembro del gabinete de ASLU.

Esta opción en persona todavía está en proceso. Hmura dijo que serviría como un “entrenamiento seguro para sobrevivientes”, lo que significa que incluso si una persona es un sobreviviente de conducta sexual inapropiada, debería sentirse cómoda participando.

La participación en esta formación exime a los estudiantes de la capacitación en línea. Aunque aún no está claro cómo se llevará a cabo, Hmura dijo que será en grupo.

“Creo que es mucho más fácil ir con tus amigos. Te sientes más cómodo y estás en una ambiente donde otras personas lo entienden, en lugar de detrás de tu computadora lidiando con todo tú solo “, dijo Hmura.

Siempre ha existido la opción de no participar en la capacitación, según Hmura, pero a través de las preocupaciones de los estudiantes, Hmura dijo que ASLU aprendió dos grandes problemas con el procedimiento.

Primero, la persona a la que los estudiantes debían acercarse era un hombre. Para algunas víctimas de agresión sexual, hablar con un hombre sobre su trauma puede resultar incómodo. En segundo lugar, en algunos casos, los estudiantes no pudieron explicar por qué no estaban dispuestos a participar en la capacitación sin dar el siguiente paso de presentar un informe oficial.

Ahora, hay un recurso para que los estudiantes se comuniquen con sus preocupaciones sobre la capacitación. Kelsey Murray es la nueva Coordinadora confidencial de Bienestar Estudiantil y Defensa de Sobrevivientes. Ella no requiere que los estudiantes presenten un informe oficial y verifica con los estudiantes para asegurarse de que estén bien.

Los estudiantes pueden comunicarse con Murray por correo electrónico a [email protected] o visitando su oficina en el Centro de Consejería, Salud y Bienestar Estudiantil en Walker Hall en el campus de McMinnville.

Se espera que ASLU anuncie pronto más información sobre la capacitación en persona.

“En este punto, el mundo es tan inseguro que al menos deberíamos poder hacerlo mejor en nuestro campus”, dijo Hmura. “La gente no debería tener miedo de caminar desde Starbucks hasta la biblioteca”.