Día de Celebración: los estudiantes de Linfield y lugareños se unen para celebrar el Mes de la Herencia Hispana

Print Friendly, PDF & Email

Read in English

Traducido por Olivia Maldonado

“Es una celebración de unidad, para mostrar todas las partes de la identidad como hispanos / latinX, y para mostrar que somos importantes y que pertenecemos a este país y al mundo. Este evento representa mi orgullo de ser hispano ”, dijo el estudiante de segundo año de la Universidad de Linfield, Iván Galicia Sixto.

La Universidad de Linfield Latinx Adelante (LULA) organizó el Día de Celebración el domingo 17 de octubre en la Casa de Campo Rutschman para honrar el Mes de la Herencia Hispana. El evento anual es gratuito y tiene como objetivo que los estudiantes, personal y  miembros de la comunidad se reúnan y celebren la cultura hispana.

Muchas familias y miembros de la comunidad estaban emocionados de asistir este año, ya que se había suspendido durante dos años debido a la pandemia de COVID-19. El evento fue posible gracias a los estudiantes voluntarios que planificaron, instalaron, trabajaron, realizaron y limpiaron.

“Estaba emocionado y tenía muchas ganas de participar en este evento, ya que este iba a ser mi primer año asistiendo”, dijo Galicia. “Estaba orgulloso de estar rodeado de tantos estudiantes LatinX como yo para compartir nuestros valores y nuestra rica cultura como grupo. Estaba nervioso porque no sabía cuál iba a ser el resultado. ¡No esperaba que aparecieran tantas familias que nos quedamos sin tacos y pupusas! “.

La banda de mariachis de Woodburn High School abrió el escenario.Con sus trajes de charro marrón, un tipo de ropa formal tradicional mexicana. El Mariachi tocaba varios instrumentos como trompetas, guitarra, flautas y un bajo.

Después de que la banda dejó el escenario, los bailarines aztecas Huehca Omeyocan bailaron. Los hombres tocaban música con tambores, instrumentos de viento y caracolas, mientras que las mujeres vestían con coloridos atuendos tradicionales y bailaban para la multitud. Largas plumas en sus cabezas ondeaban y revoloteaban para la audiencia. También llevaban campanas aztecas, o ayoyotes, alrededor de los tobillos para crear ruido mientras se movían, llenando la habitación de sonido.

Después de la presentación de la estudiante de segundo año de Linfield Mara Cruz-Trapala, quien cantó “No Me Queda Más” de Selena, llegó el momento de que los bailarines de Linfield brillaran. Los estudiantes de Linfield presentaron su baile folklórico, o danza folklórica, en una serie de tres canciones. Las mujeres llevaban faldas largas, amplias y coloridas que movían al ritmo de la música.

Los padres y miembros de la comunidad se pusieron de pie para expresar su apoyo a los estudiantes. En su última canción, los bailarines de folklórico sacaron a amigos y familiares del público para unirse a ellos en la pista de baile.

“En ese momento me sentí tan inmerso en la cultura, ya no era un individuo sino parte de la celebración, y no pude evitar bailar y sonreír. Me sentí muy bienvenida y conectada con todos los presentes ”, dijo Kim Summerton, estudiante de último año.

Para finalizar el evento, Dina y Los Rumberos tocaron cumbias. Los estudiantes, el personal y los padres se apresuraron a la pista de baile.

Durante las presentaciones, la gente tuvo acceso a una variedad de comidas tradicionales hispanas. Tacos, pupusas, tamales, pozole verde, pozole rojo, arroz y frijoles fueron solo algunas de las ofertas para elegir.

Eso se sumaba a las tentadoras bebidas y postres que se ofrecían como horchata, flan, pan dulce, plátanos asados, dulces tradicionales y muchos otros.

“La calidez de cada persona en las estaciones de comida me hizo sentir muy bienvenida y me ayudó a animarme a probar nuevos alimentos y aprender más sobre ellos”, dijo Summerton. “Viniendo de un pueblo pequeño y rural, nunca había probado la mayoría de los alimentos en la celebración, pero estoy muy contento de haber podido”.

Más tarde esa noche, una piñata se abrió con diferentes tipos de dulces mientras los estudiantes de Linfield y los niños se turnaron para pegarle con un palo. Romper una piñata en fiestas u otros eventos es una tradición en muchas culturas hispanas.

“Como grupo minoritario en los Estados Unidos, no solemos celebrar la unidad que compartimos como hispanos”, dijo Galicia. “A través de este evento pudimos compartir todos los aspectos que nos identifican como hispanos: comida, música, danza, arte y lenguaje”.

El Mes de la Herencia Hispana se celebra anualmente en los Estados Unidos para honrar y reconocer las contribuciones e influencias que los hispanoamericanos han traído a la historia, la cultura y los logros de los Estados Unidos a través del tiempo.

Se inició por primera vez como Semana de la Herencia Hispana en 1968 bajo el presidente Lyndon Johnson, y luego fue ampliada por el presidente Ronald Reagan en 1988 del 15 de septiembre al 15 de octubre.

“Para mí, el Mes de la Herencia Hispana es una forma de celebrar la rica mezcla de los diferentes tipos de hispanos que existen”, dijo Galicia.